Página 79 - CD6

79
aumentar la masa salarial y a mejorar
el poder adquisitivo en una socie-
dad (Altamirano
et al
., 2014).
Sin
embargo, al ser menos intensivas en
trabajo, varias de estas actividades
pueden generar menos empleo pro-
duciéndose un efecto neto ambiguo.
En el caso mexicano, para 2012 el
sector terciario avanzado
3
aportaba
únicamente 20% al
pib
nacional.
Entre los estados se expresaba una
polarización, pues el Distrito Federal,
por ejemplo, alcanzaba 42% mien-
tras Campeche tenía 4.5% (gráfica 3).
Respecto de la relación entre terciari-
zación avanzada y pobreza laboral, en
años recientes se observa un deterioro
del mercado de trabajo, expresado a
través del
itlp
,
incluso en estados con
una terciarización avanzada relativa-
mente elevada. Tales son los casos del
Distrito Federal, Nuevo León y Quin-
tana Roo, cuyos terciarios avanzados
se encuentran entre los cuatro más
elevados del país estando, a la vez,
entre los
itlp
más altos. Esto habla
de una débil capacidad del terciario
avanzado para contribuir a reducir la
pobreza por ingreso laboral.
42.3
24.2
21.2
20.8
20.6
18.8
17.8
17.7
17.7
17.1
16.9
16.8
16.6
16.5
16.4
16.4
16.4
16.0
15.5
15.4
15.2
14.6
14.6
14.5
14.4
14.3
14.2
14.0
13.1
11.8
7.9
4.5
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
Gráfica 3.
Grado de terciarización avanzada estatal (%), 2012
Fuente: elaboración propia con datos de Cuentas Nacionales del Inegi.