Página 52 - CD6

52
En la actualidad, las dinámicas y moda-
lidades migratorias que afectan a México
se conocen relativamente bien; pero pocos
son los trabajos que abordan la migración
a través de las trayectorias biográficas de
los propios migrantes. México pasó de
ser un país rural a mediados del siglo xx,
a una nación mayoritariamente urbana,
1
justificando así el interés de estudiar hoy
las trayectorias migratorias de los residentes
urbanos.
La experiencia migratoria:
¿
una cuestión de generaciones?
A partir de la Encuesta Demográfica
Retrospectiva de 2011,
2
proponemos
aquí introducir algunos elementos com-
plementarios a nuestro conocimiento de
la historia residencial de las generaciones
que participaron en la dinámica migratoria
de los últimos cincuenta años. Al abordar
la migración
3
a través de las historias bio-
gráficas individuales, es posible conocer la
historia completa de tres grupos de gene-
raciones nacidas entre 1951-53, 1966-68
y 1978-80, que hoy residen en las 32 áreas
metropolitanas
4
más grandes del país. Si,
como es de esperarse, las generaciones
urbanas más antiguas son más numerosas
a haber emigrado en algún momento de
las zonas rurales a las grandes ciudades,
cabría preguntarse si migraron más que las
generaciones subsecuentes. ¿Comenzaron
su historia migratoria a edades más tem-
pranas -en la infancia- o después, como
adultos? ¿Es posible observar trayectorias
complejas con episodios residenciales en el
medio rural, las ciudades o el extranjero?
¿
O la imagen de una migración directa y
definitiva” hacia las grandes ciudades es
la pauta de estos residentes metropolitanos
contemporáneos?
Generaciones con
experiencias distintas
Siguiendo en 2011 la historia migratoria
de estos residentes de las grandes metrópo-
lis, una primera observación es que existe
una clara especificidad en sus experiencias
migratorias según las generaciones. Si bien
los nativos residentes de estas principales
ciudades son minoritarios (44%), existe un
contraste importante entre las generaciones
avanzadas y las generaciones más jóvenes
(27%
de las avanzadas nacieron en su ciudad
de residencia, mientras que 41%de las gene-
raciones 1966-68 y 55% de las generaciones
1978-80
habían hecho lo propio en 2011).
La historia de la dinámica migratoria con-
temporánea se refleja claramente en las
trayectorias de estos residentes urbanos.
Quienes nacieron al finalizar los setenta son
menos propensos a migrar, lo que ocasiona
una fuerte concentración geográfica entre
el lugar de nacimiento y el de residencia
en 2011 (figura 1). Por el contrario, las
generaciones de mediados de los sesenta, y
más aún los nacidos al iniciar los cincuenta,
evidencian un número mayor de individuos
nacidos fuera de las 32 áreas metropolitanas
más grandes del país, siendo entonces su
origen geográfico mucho más disperso.