Página 43 - CD6

43
E
n el campo de la Demografía, el estudio de los comportamientos
sexuales ha transitado por un camino un tanto difícil, aunque deban
señalarse, sin duda, avances importantes. Si bien en los modelos
sobre determinantes de la fecundidad se incluían variables como edad de
inicio sexual y frecuencia de las relaciones sexuales, en términos generales
era poco lo que los demógrafos aportaban al campo. La emergencia del
sida en la década de los ochenta puso a la sexualidad como asunto impor-
tante para los demógrafos, y en la actualidad no sorprende que exista un
manual internacional sobre Demografía de la sexualidad (Baumle, 2013).
En México, al comprobarse que la tasa de fecundidad adolescente no ha
descendido al mismo ritmo que en las otras edades (Colín-Paz y Villagó-
mez-Ornelas, 2010) y que, además, se estima un aumento en el número
de abortos (Juárez y Singh, 2012), resulta importante estudiar el inicio
sexual, preguntarse si ahora los jóvenes inician a edades más tempranas
y si usan métodos de anticoncepción.
La primera relación sexual es un acontecimiento de observación privilegiado
para el estudio de las sociedades. Se trata de un hecho que la mayoría de
las personas recuerda y permite analizar las condiciones y el contexto de
la socialización sexual, las transformaciones ocurridas a través de las gene-
raciones y analizar, desde un enfoque de género, la asimetría persistente
de intercambios entre los miembros de la pareja (Bajos y Bozon, 2008).
En México, se ha documentado que son las generaciones femeninas más
jóvenes, y entre ellas las más escolarizadas, quienes en mayor proporción
Cecilia Gayet
*
Palabras clave:
fecundidad
métodos anticonceptivos
sexualidad juvenil
COY U N T U R A D E MO G R Á F I C A
,
N ÚM . 6, 2 0 1 4