Página 100 - CD6

100
¿
Y qué tienen de especial los modelos
demográficos formales en comparación
con otros tipos de modelos? Es difícil defi-
nirlo. Los primeros involucran, a menudo,
a grupos que pueden agregarse para formar
una población total; y en ocasiones estos
grupos están relacionados entre sí en una
forma secuencial especial de manera que,
al paso del tiempo, un individuo se mueve
en un orden especial, de uno al próximo,
como sucede con la edad, la duración,
la paridad o el avance en escolaridad. A
veces, las transiciones entre grupos son
más complejas y abarcan posibilidades
múltiples que incluyen transiciones de
retroceso, como ocurre con las etapas, los
estados de salud o la ubicación geográfica.
Existe siempre un principio subyacente de
que “un año de tiempo es igual a un año de
vida”. Esto permite que muchos modelos
demográficos sean dinámicos, de manera
que implican una trayectoria específica
para las variables clave. Ejemplos de lo
anterior son las tablas de vida, las pobla-
ciones estables, la progresión de la paridad,
la progresión educativa, las proyecciones
de población, la interacción entre períodos
y cohortes, como ocurre con los modelos
de generaciones traslapadas en Economía
y los modelos de intensidad-calendario,
o los modelos de progresión a través del
ciclo reproductivo de las mujeres.
Este elemento de dinamismo se combina,
a menudo, con la derivación de resultados
agregados a partir de comportamientos a
nivel individual; por ejemplo, cuando las
decisiones individuales sobre la procrea-
ción y la muerte o la sobrevivencia de las
personas se unen en un modelo renovado
de población para formar números agre-
gados de nacimientos y defunciones, así
como distribuciones de la población por
edades. Las distribuciones de la población
a nivel de las relaciones de parentesco que
están implícitas en las probabilidades de
nacimiento y muerte de los individuos
representan otro ejemplo.
A veces, es posible también moverse en la
otra dirección, a partir de distribuciones
agregadas de edad que se observan, por
ejemplo, en un censo o en una serie de cen-
sos para volver a las tasas vitales subyacen-
tes, que entonces pueden ser interpretadas
como probabilidades a nivel individual. Los
análisis de este tipo fueron particularmente
importantes antes de que contáramos con
las extraordinarias encuestas demográficas
internacionales, en especial la Encuesta
Mundial de Fecundidad y después las
Encuestas Demográficas y de Salud. En
gran medida, estos tipos de Demografía
formal se han mantenido dentro de los
límites disciplinarios de la Demografía.
Los grandes demógrafos formales del siglo
veinte, como Nathan Keyfitz, Ansley Coale,
Louis Henry, Norman Ryder y Bourgeois
Pichat se mantuvieron en buena medida
en este terreno desarrollando aplicaciones
creativas.
Más recientemente, laDemografía formal se ha
expandido a campos cercanos combinando la
Demografíaclásica formal conmodelos y teorías
de la Biología, la Evolución, la Economía, la
Genética, la Estadística y otras áreas.